• Natalia Giraldo González

Gracias al bendito fútbol femenino



Para hablar de procesos y resultados sobre una liga femenina de fútbol profesional, uno esperaría que fueran años o meses intensos de competencia, pero Colombia… bueno, Colombia es un caso particular que dejaré por unos momentos desde lo institucional para enfocarme en el trabajo maratónico que viví de la mano con Fútbol Local en esta edición 2020 de la Liga Femenina Betplay Dimayor.


Un año largo cubrimos a Millonarios con la familia que construimos en Azul Femenino, el 2020 inició con mucha expectativa sobre el inicio de la competencia en el país y seguíamos trabajando para tener la información concreta y verídica sobre el equipo azul, pero llegó de sopetón esa pandemia que cambió el destino y perspectivas de absolutamente todas las personas del mundo, estábamos a semanas del pitazo inicial de esa competencia y abruptamente se paró todo, así que llegó la palabra probablemente más usada del año: ¡REINVENTAR!; sí que sí, el tener contenido para un medio de comunicación que cubre un deporte que no tiene competencia de un año seguido, ahora se veía en apuros para seguir conectando a deportistas y aficionados; fue duro pero logramos generar un contenido funcional.


Como el aislamiento servía para pensar demás, un día recordé tantas cosas que había hecho por el fútbol femenino, pero sentí que Azul Femenino se estaba quedando corto, por más azul que mi corazón fuera, el profesionalismo es algo que siempre estará en mi estandarte como filosofía de vida y me decía a mi misma, “predico apoyo al fútbol femenino, pero ¿En realidad es así?” De tal manera que agarré mi celular y le propuse a mi mano derecha en todo esto, David Moreno; que cubriéramos a los equipos de fútbol profesional femeninos de la ciudad de Bogotá, no fueron ni 5 segundos para escuchar un sí de su boca y empezar a trabajar.


Entre buscar colegas que quisieran trabajar por al amor al arte, arreglar todos los tramites legales, crear nuevos contenidos, cambiar de línea gráfica, estar en función 24/7 de un proyecto, salimos con Fútbol Local el 11 de octubre de 2020, sabíamos que iba a ser dura la transición y más teniendo una hinchada como la de Millonarios tan pendientes de nuestros contenidos, el hecho de cambiar todo, nos costó trabajo pero no nos arrepentimos de nada; tanto así que hoy somos reconocidos en los clubes capitalinos, en jugadoras, en hinchas no solo de Equidad, Fortaleza, Santa Fe y Millonarios; sino que nos reconocen seguidores del fútbol femenino y colegas tanto independientes como de medios con gran trayectoria a nivel nacional.


Inició la competencia el 17 de octubre de 2020 y con ello empezó la maratón, el ensayo de prueba y error, porque claro que nos equivocamos un montón de veces, la experiencia que ya teníamos algunos, sirvió de camino para los nuevos en aventurarse en esta vaina tan dichosa que es el deporte femenino, pero teníamos un gran desafío de frente, NO PODIAMOS ASISTIR AL ESTADIO, por cuestiones de reglamento y protocolos de bioseguridad, a ningún medio de comunicación (a excepción del canal licenciatario) se le fue permitido el ingreso a los escenarios deportivos. Si cubrir fútbol femenino antes era complicado, ahora teníamos encima la angustia de conseguir reacciones, ruedas de prensa previas en las sedes de los clubes, entrevistas en zona mixta y todo lo que se acostumbra a hacer si no estuviésemos en pandemia.


Aunque es una barrera gigante, no nos quedamos quietos y logramos acercarnos a los clubes en sus hoteles de concentración para sacar fotos antes de los partidos, lo que fue la Villa Olímpica de Chía al solo tener rejas rodeando la cancha, nos permitió retratar los mejores momentos de los equipos en acción, cuando Millonarios y Santa Fe tuvieron que viajar en las siguientes fases de la Liga, conseguimos estar en el aeropuerto; acompañamos a los hinchas a las afueras de los hoteles mientras cantaban sus arengas, al igual que en el recibimiento de sus equipos llegando a El Campín.


En lo personal, el 13 de diciembre fue un día con mucha carga emocional, se acababa la Liga, no podía creer que se había pasado tan rápido el tiempo. Estaba feliz de que Santa Fe llegara a la final, no solo por ser un club que desde el primer partido demostró que tenía pinta de ser campeón, sino porque era un equipo que estaba siguiendo con Fútbol Local y estaba a 90’ minutos de alzar una copa. Nos separaban las gradas de ‘El Coloso de la 57’ y me dolía el alma no poder estar en una final haciendo algo que sigo aprendiendo, pero que amo profundamente, el ser periodista.


Recordaba aquella final de 2019 en el Atanasio Girardot, en donde América conseguía su primera estrella frente al Deportivo Independiente Medellín-FI y llovía a cántaros, entrevistando a las protagonistas y abrazando a Paula Botero mientras le decía que había sido un gran partido y que sentía mucho que no ganaran. Llegué al hotel con los tenis empapados, pero decía ¡GRACIAS, GRACIAS UNIVERSO POR DEJARME VIVIR ESTO! Pero bueno, volviendo al presente, en mi cabeza odiaba el virus que, en este caso, me arrebataba la posibilidad de estar en planta baja, en zona mixta, abrazando a muchas mientras sonreían por su triunfo y a otras llorando por no conseguir el gran objetivo del año.


Me quedé con la hinchada santafereña a las afueras del estadio minutos después de terminar el partido, fotografiándolos y analizando en sus rostros la alegría de poder ver a sus “Leonas” asomarse por la norte mientras los acompañaban con cantos y les mostraban la copa. Cuando terminó el cubrimiento en el hotel donde celebraban su triunfo, yo no pude evitar desmoronarme y llorar en el carro, me dolía no poder estar con las protagonistas de todo eso, extrañaba la cancha llena de papeles por la celebración, extrañaba a mis colegas y el rozarnos con el codo para darnos turno y no pisarnos en preguntas, extrañaba ver a los fotógrafos deleitándose con sonrisas de oro, me hacía falta durar 3 horas o más en el estadio, pero se que vendrán muchos y mejores momentos con cada persona partícipe en esto.


Sigo sintiendo zozobra por la espera para la próxima competencia, pero podría decir que sentí que fue un año de mucho trabajo para formar y mantener una nueva familia que sabe que el fútbol femenino tiene mil cosas por delante, y sabe que estamos haciendo parte del cambio.


Quiero agradecer profundamente a las 17 personas que conformamos Fútbol Local hoy por hoy, a quienes estuvieron también en todo el proceso, a los clubes que nos ayudaron a crecer, a las hinchadas que han creído en nuestro trabajo, a las jugadoras que con un gesto de “todo bien” o una sonrisa, nos hacen saber que saben quienes somos. A Santa Fe, que nos inauguró en el cubrimiento oficial de una final. Pero más allá de todo lo anterior, gracias al fútbol y a quienes siempre tienen una mano para seguir ayudando.


El 2021 llegará con mucho fútbol femenino, dos Copas Libertadores y seguramente una Liga Femenina, así que estamos listos como equipo para seguir trabajando y visibilizando esta disciplina.


¡Gracias por hacer parte de este sueño que vivimos en Fútbol Local!


Natalia Giraldo González

@NatyGiraldo7

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo